¿Cuál es nuestro propósito?

Publicado el 10 / 08 / 2010
Diseñadores estudiando, diseñadores trabajando, diseñadores buscando trabajo y diseñadores pensando que hacer con su vida. Muchos creemos que al estudiar diseño nos dedicaremos a buscar trabajo, conseguir dinero y poder tener una vida decente…

Y en parte este pensamiento es el que se sigue en la mayoría de las profesiones. Sin embargo, la propia naturaleza del diseño conlleva más cuestiones por afrontar o abordar.

Ésta podría ser un tema pretencioso, tocando muchas veces esa utopía que le dará la sociedad al diseño el poder y valor que merece. El punto que persigo es diferente.

Más que buscar una forma de educar al cliente o a la sociedad de que el diseño es más que “hacer dibujitos” o “moverle al Photoshop”, se debería buscar una manera de educarnos a nosotros mismos como la comunidad gráfica que deberíamos formar.

Como bien decía como introducción al post, para muchos el camino de trabajar y conseguir dinero para subsistir en estos tiempos donde la economía se torna más difícil, los obliga a centrarse solamente a esta actividad.

Pero la particularidad que tiene esta maravillosa profesión del diseño gráfico, es el enorme potencial de las cosas cuando las personas se organizan. Tenemos como un gran ejemplo a la escuela de la Bauhaus en Weimar, quienes lograron definir las bases del diseño gráfico de la actualidad. Su legado trascendió indiscutiblemente por las grandes mentes que la conformaron y por el ímpetu de impulsar el trabajo y la eficiencia en el área gráfica.

Lo que me parece fascinante es que esta organización comenzara como un ideal, que si bien estaba enfocado a un cambio radical de formas de trabajo y concepción del diseño, nunca perdieron de vista su objetivo de que esta inversión de tiempo y dinero, rindiera frutos para poder vivir del diseño.

Pensar en una organización de diseñadores debe implicar más que plantear cuestiones y presentar problemas, se debe tratar de personas que quieran apoyarse para seguir un ideal que les sea realista y vivir de ello. Vivir de ilusiones no nos dará de comer. Pensar en una organización de diseñadores no debería ser tomado “por amor al arte”, sino como una inversión, como un negocio, pero a final de cuentas, haciendo lo que más nos gusta hacer.

En México poco a poco están formándose las comunidades y necesariamente tiene que seguir creciendo. No es excusa que por ser México, “todo está mal” o “esas cosas no funcionarían aquí”. A pesar de que la gente en México insista en afirmar que diseñar se trata de “hacer dibujitos”, éste no es un problema endémico; en todo el mundo se viven este tipo de casos donde la labor del diseñador es menospreciada, por lo que no debemos sentirnos únicos y martirizarnos por la forma en que la sociedad percibe nuestra profesión.

Este artículo está dirigido principalmente a los estudiantes y nuevos profesionistas que están buscando hacer un camino. Todo tendrán diversos propósitos como diseñadores: desde empleados, jefes, dueños de empresas, artistas, freelancers y demás; y cada uno de esos diseñadores que llegaran a esos puestos sería con un propósito.

Lo que promuevo, es que esas aspiraciones puedan extenderse a un plano diferente. De actuar en conjunto, no como una organización soñadora, sino como una sociedad de ideas que puedan ayudarnos a nosotros y al público a mejorar nuestra calidad de vida.

Bien dicen que el diseño puede cambiar al mundo. Y lo hace.

No olviden compartir sus opiniones!


Escrito por

Te puede interesar

  • http://www.gabrielvolonte.com.ar Gabriel Volonte

    La escuela de Ulm, Bauhaus, De Stijl concentraron el ideal de una escuela de artistas y diseñadores. Yo creo que el movimiento de esos años tiene similitudes con lo que sucede en Latinoamérica ahora, hay una conciencia fuerte de diseño, una intención sobre el diseño, esta reflexionado y pensado. ¿Será muy romántico mi pensamiento? Tengo la corazonada de que estamos viviendo un momento intenso en cuanto al diseño latinoamericano, los últimos diez años Latinoamérica ha tenido un crecimiento notable, en todos los aspectos del diseño, hoy hay muchísimo talento bien encaminado y orientado, a pesar de que hay situaciones lamentables, como en todas las épocas.

    El diseño tuvo un crecimiento abismal y determinante en los años de Bauhaus, lo mismo sucede hoy en Latinoamérica, estamos marcando camino desde hace varios años, Tipos Latinos y ForoAlfa son pequeños ejemplos de como la comunidad latina se une en reflexión y propuesta idenificatoria.

  • http://monstrum-in-fronte.blogspot.com Andree

    Una forma de salir adelante en esto es generar investigadores. Porque muy bien,muy bonito, ah que bien diseña este cuate, pero… ¿Se investiga realmente sobre el diseño, sobre la funcionalidad? Sobre la gente que te paga por hacer diseño. Pienso yo que no hay una escuela de investigadores en cuanto a diseño en México, sino, movedores de photoshop.