Análisis editorial de National Geographic

Publicado el 11 / 06 / 2012
Finalmente, extrañaba mucho hacer un análisis de diseño editorial como el que hice hace casi dos años para la revista Wired, en esta ocasión les presento un referente del diseño editorial que ha mantenido su fuerza a través de épocas diversas. Como estudiantes y amantes del diseño deben de apreciar esta publicación y desmenuzarla para encontrar grandes valores del diseño y composición.

El famoso marco amarillo

Desde su aparición en 1988 bajo el nombre de National Geographic Magazine (inicialmente un diario científico exclusivamente), la revista ha sido un ícono en su valioso y dedicado contenido, su gran cobertura, sus impresionantes fotografías, su trascendencia en acontecimientos históricos y su ímpetu de acercar la cultura y la ciencia a las masas. Aquí vemos uno de los ejemplares en sus primeros tiempos con el marco amarillo que se volvería el símbolo de esta revista.

El marco ha sido un elemento inteligentemente explotado para su reconocimiento en cualquier clase de anaquel, prácticamente podemos decir que es un color que no veras en otra revista aledaña porque de alguna manera, es el amarillo de National Geographic. A pesar de muchas revistas que saturan sus portadas con efectos intensos, la revista ha mantenido la sobriedad y simpleza reforzado con el impacto de sus increíbles fotografías. No hay necesidad de alzar la voz cuando todo el mundo te reconoce por lo que eres.

Vemos que a través de los años, los adornos de la revista fueron simplificadas poco a poco hasta desaparecerlos y es interesante analizar cómo la información que en un inicio funcionaba como sumario un tanto extenso se reduce a mostrar los artículos principales hasta reducirlos a 4 o 5 con su correspondiente número de página. Cabe destacar que los elementos de la portada fueron jerarquizados tajantemente para que sólo importaran tres cosas: el marco amarillo, la foto principal con su título y el logo.

Los sumarios

Esta es como un área de grandes libertades estructurales. Aunque en un principio el índice de contenidos se concentraba en la portada, fue en los ochentas cuando se incluyó una página dedicada a mostrar los previos de cada artículo en una armónica estructura y juego tipográfico. La organización de elementos de ayer y hoy (como ven en estos ejemplos) se mantienen muy contemporáneas entre sí. Un diseño muy bien logrado con un estilo moderno para un primer vistazo de lo que vendrá.

Los artículos

Algo que siempre es distintivo en una revista es el cuidado y la presentación de sus artículos principales o de portada. National Geographic ha recurrido a muchos estilos para impactar a sus lectores. Marcados por las épocas podremos ver muchas tendencias de diseño reflejadas en estas áreas. En esta breve selección les muestro cuatro secciones que me parecieron interesantes por su presentación. Mientras que en la edición del 73 sólo se muestra el titular dentro de un artículo lleno de investigación e imágenes enriquecedoras, en la edición del 81 nos muestra una combinación de fotografía y una introducción tipográfica de interesante fuerza.

Las páginas interiores

Esta es de las áreas más importantes en cuestiones de planeación y estructuración del diseño. La conjugación de texto e imagen resultan fascinantes, bueno, al menos para mí. ¿Por qué? Bien dicen que el buen diseño es invisible.

Siendo esta una revista informativa, nos encontramos con amplios bloques de texto a dos columnas por página, una estructura bastante formal a mi parecer. ¿Cómo romper con esa seriedad? Recordemos que esta revista es para un público joven/adulto y al ver estas páginas encontrarán soluciones muy inteligentes donde a veces no necesita mas que el trabajo de jerarquización tipográfica y espacios de aire que relajan la vista.

Obviamente National Geographic se distingue por su contenido fotográfico, es realmente lo que vende a primera instancia. En los ejemplos más abajo veremos la evolución de la concepción de espacios para alternar imagen y texto.

En esta edición de 1973 vemos que la concepción de espacios es modular y aunque no saturado, se perciben espacios muy concretos para dar lugar a los elementos. Sin embargo casi no hay aire para el lector.

Conforme pasa el tiempo y el minimalismo del diseño se vuelve tendencia bajo el fundamento de menos es más. Vemos en estas páginas un manejo más sencillo de elementos bajo una estructura centrada, menos modular pero con una agradable proporción y espaciado.

En tiempos actuales la estructura de muchas secciones me parecen sobriamente audaces y fascinantes, las páginas no se muestran tan modulares sino con proporciones variadas y libertades de composición. Hay mucho espacio libre para navegar a través de las fotos que abarcan a veces dos tercios de la composición con sutiles y elegantes textos y pies de foto.

Infografías

Otra área que disfruto mucho de esta revista es su diseño infográfico. Ya sea para mostrar y describir zonas geográficas, fenómenos naturales o aspectos socioeconómicos, en la actualidad han hecho más digerible la información con creatividad y talento. Como verán, el crecimiento de las tecnologías muestran sus bondades en cuestión de diseño e ilustración al paso del tiempo pero no pueden negar que pese a todo las infografías han sido estructuradas de manera que uno puede ubicarse bien en el tema por el buen manejo de la información y la abstracción de las imágenes.

En la actualidad, las infografías de esta revista muestran una estructura modular que define perfectamente las áreas de trabajo. Es muy elegante a la vista, y brinda bellas piezas como las que ven a continuación.

Bien, me había tardado mucho generando este contenido, me encanta esta revista en muchas maneras y como mencionaba, si quieren desarrollarse como diseñadores editoriales deben tener en cuenta a esta revista que se ha mantenido vigente desde el siglo pasado. Hay que aprender del experimentado, y si tienen alguna otra publicación que aman por su diseño, desmenúzenla, escudriñen, descubran sus secretos, comprendan porqué llegó a ser lo que es.

Devoren diseño.


Escrito por

Te puede interesar

  • monna

    Tu artículo me enamoró de la revista. Siempre he sabido de ella pero nunca me he animado a comprarla, allá voy!!
    Besos