El efecto GUAU en la publicidad

Publicado el 11 / 07 / 2012
Todos sabemos quienes son los perros y cual es el papel que desempeñan en la sociedad, esos seres de todos tamaños y colores tan diversos como una pantonera, compañero y amigo inconfundible del humano, con diferentes gustos, carácteres y costumbres, como si hubiesen sido creados para ser educados como humanos.

Mas allá de su desempeño como pequeño integrante de la sociedad, los perros son una pieza no tan fundamental pero si muy importante y funcional en la publicidad. Podrían pensar que tal vez estoy hablando de los comerciales de comida para perro, tiendas de mascotas, spas para animales, etc. Pues no. Además de ser utilizados como obvios protagonistas para este mercado, también son utilizados como pieza o herramienta de comunicación publicitaria para marcas locales, nacionales e internacionales. Lo podemos ver desde algún changarrito que tenga por nombre, “los tacos de perro” o como logotipo en una afamada marca de electrónicos como “RCA”. Inclusive uno de esos caninos, llegó a ser representante durante 25 años seguidos de una compañía internacional de seguros llamada “Metlife”.

Pero ¿qué es lo que tienen los perros, que logran ser un elemento de gran peso para el éxito de una campaña publicitaria?

Dentro de los procesos creativos de las agencias para llegar a tener la idea más indicada para comunicar un mensaje, se busca siempre un elemento que se identifique con el consumidor, que tenga un especie de enlace que lo permita adueñarse de la idea o mensaje comunicado. La mayoría de las veces, creo yo, se requiere de figuras humanas, ya sean hombres, mujeres, niños, ancianos, etc., que le recuerden al consumidor a algún pariente, amigo, compadre o en el mejor de los casos a si mismos, pero para casos muy peculiares los perros suelen ser el factor ideal para crear un eslabón marca-consumidor.

Ahora bien, si no son protagonistas de alguna pieza, son utilizados como un fuerte apoyo, como por ejemplo, al aparecer a cuadro una familia feliz y perfecta, conformado por padre, madre y un par de niños, un hombre y una mujer, todo mundo podría abstraer de la imagen que es una familia completa, pero ¿que pasa si agregamos un perro y comparamos ambas fotos? El entorno con un perro parece verse más completo aun, y más si el perro adopta un carácter feliz y sano como los demás integrantes de la familia.

No es lo mismo mostrar a un hombre joven e independiente paseando por la calle, que un hombre independiente paseando un perro por la calle, al parecer el perro aumenta ese sentido de independencia y responsabilidad en el ser humano. Ese comercial de detergente no hubiera sido lo mismo si la mascota de la familia no se le hubiese lanzado amistosamente a su amo ensuciando su uniforme de primaria. Y me permito mencionar mi favorito, aquella prensa en una revista que mostraba a un pequeño perro orinando un auto invisible porque al parecer al igual que los humanos el también tenia uno en la cabeza, al igual que yo, después de verlo casi una decada después.

Pasando de la publicidad al branding, nos encontramos con un cazo muy particular, Metlife, una compañía que nace en Nueva York en 1863 iniciando con el nombre de Union Life Insurance Company, pasando al nombre de Metropolitan Life Insurance Company en 1868. Metlife, es conocida por tener de máximo representante a Snoopy, protagonista de el famoso comic Peanuts, creado en 1950 por Charles Schulz. El comic Peanuts llegó a ser el comic más publicado en mas de dos mil periódicos a nivel mundial en 1984.

Metlife y Snoopy se conocieron en la campaña “Get Met, It Pays” de Metlife, donde aseguran Snoopy fue pieza clave para comunicar al mercado que Metlife es sinónimo de confianza, cercanía humana, seguridad y cordialidad.

Concluyendo, ¿cuáles serían para mi las razones principales para utilizar perros en la publicidad?

Diversidad

Cuando escuchas “elefante”, inmediatamente imaginas un animal gigante de color gris, de aspecto aburrido y lento, a veces adorable. Cuando escuchas “cucaracha” imaginas esos fastidiosos bichos de color marrón revoloteándose entre tus pies, atrayéndote enfermedades e infecciones. Pero al escuchar “Perro” con sus cinco letras completas, te recuerda al fastidioso chihuahueño de la vecina, el peligroso doberman con el cual te amenazaba don “alguien” para espantarte cuando eras niño, o el bulldog regordete de la tía que todo el día duerme o el pedante french poodle del ricachón que vivía en la cuadra. Su diversidad es tanta que sus características pueden ser fácilmente identificables con personas o estados de ánimo.

Contacto cotidiano

Es muy común en la vida diaria escuchar como un par de personas platican entre si de el comportamiento de sus perros o que te topes con alguno en tu camino, o que te ladre alguno detrás de un portón o más aun encontrándolos de protagonistas de posts en al aguna red social.

Puedes pagarle con croquetas por sus servicios de modelaje.

Es el mejor amigo de el hombre

Y si, como la famosa frase lo dice, son los mejores amigos del ser humano, y cualquiera que conozca el valor de una amistad, sabrá que a los amigos, siempre se les escucha.

Fuentes:

http://www.guiasenior.com/contenidos/mktblog/archives/2008/05/metlife.html

http://www.metlife.com/brandcenter/

http://www.sobreseguros.com/aseguradoras/metlife-vuelve-a-adoptar-a-snoopy-como-icono

Escrito por un nuevo colaborador de este espacio de diseño: Christian (aka Creepstian)!. Síganlo en Behance o mándenle saludos a su E-mail


Escrito por

Te puede interesar

Sin Comentarios

Puedes ser el primero en comentar!

Sorry, comments for this entry are closed at this time.