La dirección de arte: creadores olvidados

Publicado el 16 / 07 / 2012
El cine es sin duda uno de los inventos más grandes y una de las industrias más poderosas hoy en día. En el mundo entero, no importando el lugar o el momento histórico, por lo menos un número importante de películas o cortometrajes son hechos por minuto. Las cifras varían en cada país, pero son reflejo invariable de cuanto le apuesta esa población a la cultura.

Habiéndose transformado de un simple arte a un servicio de forma real, el cine contribuye de muchas formas a una sociedad. Contribuye de manera económica con empleos, expresa a las voces silenciadas por el miedo o la indiferencia, crea mundos a partir de una idea y sobre todo refuerza la identidad de esa sociedad. Estas son acciones importantes y muy trascendentales, lo que han derivado en que, las personas mismas exijan el reconocimiento de quienes hacen esto posible. Es así, como se crean premios tan populares y famosos como los de la Academia en donde cada año, nos sentamos en frente del televisor a conocer el nombre del director, guionista o fotógrafo que según nosotros hizo posible que ese “mundo” fuera creado a través de 35 mm.

Esos son nombres que perduran con el tiempo, sin embargo hacen que olvidemos a los otros miles de puestos que existen el hacer de una película, uno de ellos y para mi uno de los más invariables: el director de arte.

1. “Marie Antoinette” fue criticada como la peor película de Sofia Coppola, el único elemento que se dice rescató la producción fue, la dirección de arte.

Para algunos que han logrado escuchar de este puesto a través de conocidos, amigos o por el simple hecho de investigar, el ser director de arte es similitud de “crear los escenarios”. De forma sintética, si, es UNA de las muchas responsabilidades que tiene el director de arte, sin embargo no es la única ni la más importante labor que tiene que realizar en una producción.

La verdadera función de la dirección de arte es crear una atmósfera en la cuál a través de un código visual previamente trabajado se logre comunicar el mensaje que se quiere dar. Es decir, que el lugar en donde se lleva a cabo una escena, tenga elementos suficientes para que tenga sentido con la historia y con los personajes, para ayudarte a entender mejor que es lo que está sucediendo.

1.2 Las películas de Michel Gondry siempre se desenvuelven en escenarios con muchos elementos, en la “Ciencia del Sueño” hay escenarios compuestos desde cartón, hasta discos de vinilo.

Un director de arte debe tener desde conocimientos en comunicación visual y semiótica, hasta de carpintería y psicología, para cubrir mejor las necesidades del guionista y sobre todo del director. Si la producción es grande, podrá obtener ayuda para todos y cada uno de los elementos que se deban desarrollar, aunque si la producción es pequeña o muy limitada, tendrá que cubrir todos esos puestos por si mismo.

2. En “The Dreamers” de Bertolucci, es muy clara la construcción de un escenario diferente que distinga a Teo y a Isabella, los personajes principales.

Es en realidad, como si alguien llegara a tu habitación o estudio y analizara todo lo que hay a tu alrededor: ¿A qué te dedicas? ¿De dónde eres? ¿Por qué tienes tu cuadro que pintaste en primero de primaria y no el más reciente? ¿Qué tonos hay en tu cuarto? En general, ¿QUÉ HAY A TU ALREDEDOR QUE TE HACE SER TÚ Y NADA MÁS?

Muchos confunden una buena dirección de arte con escenarios llenos de fantasía, colores y objetos, sin embargo esto no es símbolo de un buen trabajo de este departamento. El reto para cualquier dirección de arte no es saber cuantos elementos que forman parte del escenario debe haber, sino CUÁLES Y PORQUÉ para terminar realizando una atmósfera que tenga que ver con esos elementos, yendo de lo particular a lo general.

3. En el cortometraje dirigido por Anthony Minghella en “New York, I love you” existen muy pocos elementos, sin embargo los destacados: el vino, las violetas y la ventana son los que nos remiten a la historia narrada.

Efectivamente construir este discurso visual implica un gran estudio y análisis del guión, así como aplicar varios elementos con los que diseñadores, publicistas y hasta mercadólogos se ven diariamente envueltos. Varios, son los directores (o productores ejecutivos en muchos casos) que han decidido apoyarse de grandes direcciones de arte para lograr proyectos que trasciendan de manera visual.

Detrás de cámaras de “Moonrise Kingdom”, la nueva película de Wes Anderson. Un ejemplo de todo lo que debe construir el departamento de dirección de arte desde la tipografía de la patrulla de “Island Police” hasta los muebles que hay dentro de la habitación de los personajes.


Escrito por

Te puede interesar

Sin Comentarios

Puedes ser el primero en comentar!

Sorry, comments for this entry are closed at this time.