Tips para no pagar frustraciones

Publicado el 20 / 08 / 2012

Cuando uno decide sumergirse en el mundo del diseño, es sin duda un requisito esencial (y casi innato) el conseguir una herramienta de “como hacer mejor las cosas”. Un tutorial nos puede ayudar, pero tener a una persona que te brinde ese servicio y pagar por él, siempre resultará mejor opción. Al final el tutorial no puede conocer los objetivos de tu diseño y ayudarte a encaminar lo que te está enseñando hacia eso, acción que un profesor o asesor si puede lograr. Pero ahora la cuestión ya no es querer ser mejor sino ¿A dónde voy a ir para aprender a ser mejor?

En la misión del ser humano por hacer mejor su vida siempre han estado diferentes factores alrededor. Nosotros creemos que uno de esos factores es la enseñanza impartida, ya que si es de buena calidad, el aprendizaje lo será y por ende al momento de aplicarlo los resultados serán aún mejores. En México contamos con factores que parecen ir en contra de que esto pase: el primero es sin duda el rezago no sólo educativo sino publicitario con el que convivimos día a día en el que muchos empresarios todavía no tienen bien claro para que sirve tener una “comunicación visual” adecuada.

No obstante este factor no ha sido todavía una circunstancia que haya derivado en disminuir la oferta educativa en instituciones dedicadas a fomentar el aprendizaje de la comunicación visual. Hoy en día existen más lugares que se dedican a impartir desde pequeños cursos hasta carrera completas enfocadas al diseño y las diversas especialidades que la comunicación otorga. Sin embargo ¿Qué debe buscar uno al querer entrar a estas instituciones? ¿Hay algún factor más importante que el costo?

Si que los hay, más allá del costo debemos buscar algo más, si buscamos ofrecer un servicio inteligente, hay que ser consumidores inteligentes, empezando con el lugar donde queramos desarrollar nuestra vida escolar. No es necesario que estés saliendo de la preparatoria o siendo un freelance que busca un curso para mejorar cierta técnica, para buscar una institución que te ofrezca un curso, diplomado o seminario que cubra esa necesidad. Al final el dilema no es la necesidad, sino lo que tiene que tener esa institución para cubrirla de manera total. Por lo tanto, aquí te ofrecemos algunos factores que puedes tomar en cuenta para que tu búsqueda esté un poco más encaminada en el limbo de la educación especializada:

Misión, visión y objetivos de la institución

Tenemos que estar conscientes que primero, costo, no es sinónimo de calidad. Es sinónimo de servicios, pero los servicios dependen de los recursos humanos y en una empresa, los recursos humanos dependen de la misión, la visión y los objetivos de la institución. Estos tres simples factores TODAS las instituciones los tienen y a partir de ellas contratan a su personal. Algunos los delinean más que otros (es decir, los tienen más claros y fijos) así que por ahí puedes empezar a descartar opciones.

Horarios

Es muy común encontrarte con la frase “no tengo tiempo para nada” cuando estas en este medio. Pero el no tener tiempo para nada es por que seguro buscas trabajar medio tiempo en una agencia y el otro medio tiempo en otra, hacer unas “chambitas” de freelance, ayudarle a tu amigo con un logo y además hacer un curso de diseño digital y al final que decides dejar por estar “más organizado” es el curso.

Por tu salud física y sobre todo mental, no te pedimos que seas más organizado, simplemente que busques que ese curso que quieres tomar sea en un horario en el que puedas estar al 100%. Si eres estudiante y lo que quieres es tener una vida de estudiante, un horario de 10 de la mañana a 10 de la noche no tiene por que darte problema, pero si eres un estudiante que además trabajas o buscas trabajar, debes buscar una opción que te permita hacer ambas cosas sin desgastarte más de la cuenta.

Instalaciones

Esto ya es un elemento que pareciera obvio, pero ya existen muchísimos casos registrados de gente que entra a estudiar un curso de redes sociales y el internet de la “escuela” es de pésima calidad o entras a estudiar un curso de dibujo y no poseen restiradores.

Es importante que dependiendo lo que quieres estudiar, la institución te ofrezca las herramientas para lograrlo de mejor manera, pero tu obligación es exigirlas (si ya estás dentro) o rechazar la oferta pero hacerles el comentario con el fin de ayudarles a mejorar su servicio, así por lo menos puedes cumplir tu parte como cliente.

Actividades colaterales

Dentro del marketing, las actividades colaterales son acciones que cambian totalmente tu perspectiva a cerca del producto, cosa que también sucede en las escuelas. Estas acciones son cosas “extra” que te da la institución a nivel educativo: una ida a un museo, un descuento en un curso que apoye el que estás tomando o una exposición final son algunos ejemplos de éstas.

Si tu institución sólo te brinda horas y horas de estudio pero no un “extra” que te ayude a reforzarlo la verdad, suena muchísimo de flojera. En este medio ser estudiante no quiere decir que tengas que enfocarte sólo a los libros, es muy importante, pero no es lo único. Pareciera que no pero investigar si tu institución, escuela, centro o algún derivado de estos tiene ese “plus” te ayudará a saber cuanto interés tienen en ofrecerte un mejor servicio.

Egresados

Busca no sólo si algún conocido tuyo ha tenido la oportunidad de estudiar ahí sino también los resultados que han obtenido a través de sus alumnos. El hecho de que escuches hablar de la escuela por todas sus maravillas pero que no tienen ningún egresado ejemplar es un poquito incoherente ¿No?

Costos

No sólo calcules colegiaturas, inscripciones y seguro médico. Calcula que tan caro te sale ir y regresar, si tendrías que comer en algún lugar cercano ahí y sobre todo el material que necesitarías para desenvolverte de mejor manera como estudiante o si la misma institución te lo puede ofrecer.

Si necesitas una beca de primera instancia para entrar por que estás seguro que es la escuela de tus sueños, ten por seguro que la puedes conseguir, pero pregúntate antes ¿No hay otra institución que te pueda ofrecer lo mismo a un costo más bajo? ¿O si por eso que vas a pagar en ese lugar, no podrías estudiar en un lugar un poco menos caro y reforzarlo con algún curso en esa institución en la que tanto sueñas?

Quisiera rescatar el hecho de que hoy en día, existen escuelas para todo y para todos. De igual forma como estudiantes debemos tomar en cuenta que nosotros somos el reflejo de nuestra institución y que estemos en un lugar por obligación es nuestra decisión (aunque tus papás sean quienes lo paguen) y por último que no tires tu dinero, tiempo y esfuerzos a la basura, en un lugar donde no obtendrás más que frustraciones, a menos de que ese sea el servicio que quieras pagar.


Escrito por

Te puede interesar

Sin Comentarios

Puedes ser el primero en comentar!

Sorry, comments for this entry are closed at this time.