Sobre el plagio a Tixinda y la protección de los diseñadores

Publicado el 23 / 05 / 2013
Quizás muchos ya lo sabían, quizás no se han enterado aún, pero un plagio más se ha ventilado a través de las redes. En este caso lo está padeciendo el gran estudio mexicano de Tixinda, quienes han presenciado como el hotel Grand Palladium ha usado sus personajes sin permiso alguno.

Llevo algunos días escuchando y leyendo al respecto de esta noticia, pero quería aportar algo más que la indignación y frustración por el abuso de las empresas y de la lentitud de las instituciones para hacer algo al respecto. Hay que reflexionar un poco sobre los pasos que damos y sobre todo caer en la realidad de que, lamentablemente, nadie está exento.

Para quienes no sepan la historia de Tixinda, resulta que el Hotel Grand Palladium, un hotel de 5 estrellas en Puerto Vallarta, utilizó muchos de los personajes y gráficas creados por Tixinda para decorar varios de sus espacios.

plagio_03

“Se utilizaron varios de nuestros personajes (que están debidamente registrados uno por uno en toda Latinoámerica) en gran tamaño, de fibra de vidrio y fueron colocados en la alberca para niños, se montaron fondos escenográficos completos en la sala de entretenimiento infantil y se decoraron cuartos con gráficas evidentemente proyectadas y pintadas sobre pared, ya que son idénticas.”

plagio_04

Como suele pasar muchas veces en México, Tixinda hizo el señalamiento al hotel pero sólo recibieron evasivas y negativas.

Sé que muchos han pasado por este tipo de situaciones. Tixinda tiene a su favor que sus obras están registradas, así que uno pensaría que emprender acción legal al respecto es la solución y que ellos la tienen de ganar. Sin embargo, el panorama en este país para reclamar por estas violaciones de propiedad intelectual pasan por mucho desinterés y lentitud en el sistema.

plagio_01

La batalla de Tixinda por hacer valer sus derechos tiene mucho por delante, pero por fortuna es que sus productos están registrados. Esperemos que lleguen al mejor término para ellos quienes sin duda son un orgullo del país por su expresión gráfica que conserva muchos rasgos de nuestra cultura prehispánica.

¿Cuando se detendrá todo esto?

Como les decía, plagios hay millones, tanto de los que se hacen públicos como de los que nadie se entera y permanecen por años y años aprovechándose con descaro y muchas veces con ingenuidad de la propiedad intelectual.

¿Cuántas veces no ha pasado que un cliente quiere algo exactamente igual a alguna imagen de algo que vió ya plasmado? ¿Qué acaso no tienen sentido común?

La verdad es que hay poca gente con educación sobre el valor del diseño, muchos saben que necesitan un logo, saben que necesitan una página web, pero piensan que todas las imágenes para llegar a eso son gratuitas por el simple hecho de estar expuestas o en línea… y hasta ahí llega su razonamiento.

En una ocasión me tocó presenciar en la ciudad de Durango una pared que promocionaba a un candidato político para elegir, y su logo principal se trataba de la estrella de Carl’s Jr

En el blog ya hemos publicado acerca de plagios como el del Gobierno de Huatabampo que plagió el logotipo de los Juegos Olímpicos de Río 2016, un caso que terminó en una vergüenza de la comunidad diseñadora a nivel nacional, aunque finalmente, “cambiaron” el logo.

huatabampo-nuevo

También tenemos al caso de Loish, una ilustradora de Países Bajos, donde una de sus ilustraciones fue utilizada como portada de un libro pero sin notificación alguna por parte de una editorial chilena. Para muchos creadores, sobre todo independientes, resulta muy complicado emprender acciones legales. Si de por sí en México es un problema, ¿se imaginan cuando tienes que demandar a alguien en otra parte del mundo? Es una inversión mucho más grande de tiempo y dinero luchar por hacer valer tu trabajo que lo que podría uno ganar a favor.

tumblr_mg9gtyQI3B1qa9abso1_1280-620x654

¿Hay solución?

En primer lugar, mis estimados creadores e ilustradores, la necesidad de registrar su trabajo a nivel profesional es realmente importante en favor de su integridad. En el caso de Tixinda, afortunadamente pueden apelar al respecto, ya que ellos han registrado todo su trabajo.

Las redes sociales afortunadamente, han sido utilizadas a favor de los creadores, donde los casos antes mencionados se han hecho saber y se han expuesto públicamente para fomentar el rechazo hacia las empresas o personas con falta de ética. En los mejores casos, se ha logrado el cambio de las empresas con tal de no seguir generando rechazo hacia el público, porque finalmente, depende de ello.

En fin, esto nunca va a terminar, no se podrá educar a toda una nación, ni mucho menos hacer que todos sean personas de bien. Pero es por eso de la importancia de la comunicación y la denuncia entre la comunidad de creadores.

¿A ustedes les ha sucedido algo similar? ¿Qué han hecho al respecto? Compartan y opinen.


Escrito por

Te puede interesar

  • ValezZuki

    Un gato que miau y sus evidentes “coincidencias” con el trabajo de Gemma Correll y Pusheen the cat.