Cómo sobreviví a la zona de confort

Publicado el 16 / 01 / 2014
El año pasado tuve muchos cambios emocionales, como nunca los había tenido. Aparentemente no había razón para ello. Una startup me buscó para trabajar con ellos, recibía buen sueldo, un ambiente colaborativo con un ritmo de trabajo más organizado, un esquema laboral sin restricción de horas… Sabía que crecería montones como diseñador web.

De repente, sin darme cuenta, había llegado a un punto de frustración que crecía día a día… Pero ¡¿cómo?!, no había clientes morosos con caprichos, la gente respetaba mi trabajo, no tenía que matarme hasta muy tarde resolviendo “bomberazos”… Pero ahi estaba la incomodidad.

Debo de decir que trabajar con una startup con un ritmo totalmente diferente al de una agencia fue todo un reto. La antigua rutina de trabajar tus ocho horas, salir a las 6 o 7 de la tarde y esperar las quincenas aún estaba muy arraigada a mi.

Después, cuando comenzaba a adaptarme al ritmo de trabajo, simplemente no encontraba desarrollar una calidad de diseño que me complaciera del todo, mucho de ello causado por querer adaptar otro proceso de diseño que no me daba buenos resultados (luego explicaré con mas detalle esta cuestión de formas de diseñar web). También sentía cierta presión por el hecho de que nunca había trabajado sobre una web app, sólo sitios web.

Poco a poco esa insatisfacción se fue transformando en frustración, en la que de un momento a otro prácticamente me limitaba a seguir instrucciones y dejar de proponer.

La fabulosa frustración

La fabulosa frustración

De pronto cuando menos lo esperaba, veía como gente de la comunidad estaba haciendo cosas diferentes, avanzando, creando y creciendo… ¿Y yo? Había caído en una cómoda rutina donde no me esforzaba mucho, cumplía con el trabajo, llegaba a casa, me entretenía jugando o viendo tele y me quedaba despierto hasta tarde sin hacer nada, reprochando que no hacía nada para mejorar.

Y así fue por varios meses.

Finalmente tuve la oportunidad de despejar mi mente en un viaje de dos semanas a Alemania, mi primer viaje fuera de México, un viaje que por poco no concreto, y que incluso ahí, observando el entorno, trataba de pensar en qué debería hacer para sentirme productivo.

Durante esa etapa pensaba en salirme del trabajo, pensaba mudarme al DF, pensaba dedicarme por completo a 25Horas, pensaba en hacer un producto nuevo por mi cuenta, pensaba en el freelance, me sentía totalmente fuera de foco.

La revelación

Finalmente, llegó una etapa de crisis para la startup durante los ultimos meses del 2013 con el que la comodidad en la que estaba antes simplemente no era ya posible. No fue hasta que sentí el peso de lo que eso significaba a mediados de diciembre cuando me llegó el flechazo de la respuesta a mis problemas:

“Aquí están todas las oportunidades de hacer lo que realmente me gusta”

Hasta entonces no había caído en cuenta las enormes posibilidades que podría lograr trabajando con esta startup, muchas necesidades por cubrir, y no sólo de diseño web. Comprendí que a final de cuentas se trata de mantener con vida un producto, y que como diseñador debo tomar la iniciativa de encontrar y estimular cambios.

Así empecé a cambiar mi actitud y empecé a involucrarme más con las necesidades de diseño, a tomar un rol más propositivo, a pensar en qué podría ser lo siguiente por hacer. También mi familia y mi pareja ayudaron mucho a que el ánimo subiera…

¡Y me siento de maravilla!

Aún estoy regresando a esos momentos donde me sentía más activo por aquí y por allá. Volver a estar vigente dentro de la comunidad de diseño y mantener este espacio con vida, pero me siento mucho mejor en verdad y sólo espero estimular mi creatividad día con día para no perder la costumbre.

Si ustedes se han sentido alguna vez en un bache creativo, siempre es bueno cuestionarse algunas cosas como:

  • ¿Estoy haciendo lo que realmente quiero hacer?
  • ¿Estoy dando lo mejor de mí?
  • ¿Estoy haciendo lo posible por mantenerme vigente?
  • ¿Qué más necesito aprender?
  • ¿Estoy trabajando con la gente correcta? ¿Cuál es el perfil que busco en mis colegas?

Finalmente, después de todo este proceso creo que puedo darles algunas recomendaciones:

  • Hagan ejercicio, ¡de verdad! Justamente la falta de ejercicio y pasarse horas sentado en la computadora sólo hicieron que mi espalda me doliera y mi tensión aumentara. Para mi, correr se volvió un momento liberador en el día a día.
  • Escriban sus pensamientos, o al menos un poco de estímulo como el bocetaje para planear cosas a futuro ayudará a mantener un objetivo constante.
  • Practiquen alguna actividad estimulante fuera del diseño, como tocar algún instrumento, tomar un taller de cerámica, o mejor aún, coleccionar cactus ;).
  • Nunca se olviden de la gente a su alrededor que los apoya en todo momento, sean amigos, familia, pareja. Esas personas que aunque no sean diseñadores los escuchan y ayudan en todo momento a salir adelante. A veces sólo unas palabras de aliento o una sonrisa pueden hacer la diferencia.
  • Finalmente no vean Breaking Bad maratónicamente, ni lean simultáneamente 1Q84 de Haruki Murakami estando en una etapa de inestabilidad emocional.

Si tienen algún comentario o anécdota o inquietud, sería bueno leerlo. Hay que apoyarnos todos con todos y seguir adelante.


Escrito por

Te puede interesar

  • Tosé Buenaba

    Es horrible llegar a ese punto en el que sientes que no avanzas, que estas estancado. Soy ilustrador, y me dí cuenta que compararse con los demás no lleva a nada bueno. Soy un ente distinto a los demás, que recibe estimulos diferentes y, por tanto, libera ideas de forma distinta. Este punto me ha ermitido salir poco a poco de ese bache en el que me encontraba, y proseguir paulatinamente con mis proyectos personales que habia abandonado debido a la frustración. Gracias por él artículo, me ha llegado en un momento en el que necesitaba leer algo al respecto y saber la opinión de alguien con experiencia dentro del Diseño. Un gran saludo 🙂

  • Diego

    Ahora me siento así, le digo que sí a todos los cambios de mis clientes así sean horribles, sólo porque no quiero proponer. He llegado al punto de reciclar recursos o layouts. Antes trabajaba mucho con proyectos sociales y comunidades vulnerables, así que este año voy a realizar proyectos personales en este sentido, para motivarme. Voy a ver si eso me ayuda.

  • Lk Ramirez

    La mejor forma de cambiar eso, es despejar la mente con otras actividades, lastimosamente la rutina se mimetiza en el entorno y solo cuando estamos fuera de el descubrimos nuestro verdadero potencial, el cual nos lleva a mejorar nuestra calidad de trabajo.

  • cARLOS

    Buen post! Déjame decirte que me salí de una agencia en donde tenía todo resuelto para empezar a hacer algo mucho más propositivo, más experimental y más lúdico, cambié todo esa comodidad por un menor sueldo, una silla jodida, mi propia máquina y muchos sueños y proyectos en puerta, en este momento estoy tirando las semillas y no tengo duda de que más pronto de lo que imagine estaré cosechando los frutos. Saludos.

  • César Rebolloso

    Justamente me siento así actualmente, en mi caso lo que me ha ayudado un poco es involucrarme en proyectos personales que me ayuden a crecer en el aspecto creativo.

    • LauLaus

      Eso eso!!

  • Xavier Villegas

    Muy revelador si señor! cre oque esto nos pasa antes o después a todos en algun momento o etapa laboral. Quizá por la desidia o por acomodarnos a los roles de trabajo con los cliente a quienes ya conoces los gustos.. no se! En todo caso pondré en marcha, si no todos, alguno de tus consejos. Puedes visitarnos en: Estudio Lapizazul

  • Ofelia Arredondo Gloria

    Bernie jajaja te imagine todo tenso enfrente de la tele sosteniendo ese libro jajajaja, lo siento me da risa pero es que yo te entiendo perfectamente. Te sientes tan apabullado por tantas cosas, te sientes que te aplastan tantos pensamientos y al final no hacer nada de nada.

    Lo importante es, hacer algo, aunque sea algo chiquito, empezar por ahí, tomar una desición por mínima que sea y HACERLA, completarle y subirte a otro tren mas chido.

  • Ofelia Arredondo Gloria

    Bernie jajaja te imagine todo tenso enfrente de la tele sosteniendo ese libro jajajaja, lo siento me da risa pero es que yo te entiendo perfectamente. Te sientes tan apabullado por tantas cosas, te sientes que te aplastan tantos pensamientos y al final no hacer nada de nada.

    Lo importante es, hacer algo, aunque sea algo chiquito, empezar por ahí, tomar una desición por mínima que sea y HACERLA, completarle y subirte a otro tren mas chido.

  • Zab Herrera

    Me sacaste una Sonrisa con ese final de.. Finalmente no vean Breaking Bad maratónicamente, estando en una etapa de inestabilidad emocional. … Suele pasar!

  • LauLaus

    La historia de mi vida… tienes razon!! 😀

  • Guillermo Martina

    Gracias por compartir tu experiencia y hacernos saber que a muchos nos pasa esto de llegar a cierto “equilibrio” o “estabilidad” y sentirnos frustrados, pero que con, simplemente un cambio de actitud se puede salir adelante.

    • 25Horas

      No hay de qué! Y la verdad es que es un ejercicio constante, no porque un haya salido una vez no significa que no pasará de nuevo. Hay que estar alertas y no dejar de esforzarse por crecer :).