Explorando senderos para la ilustración

Publicado el 22 / 01 / 2014
En un terreno con tanta competencia y propuestas gráficas, los ilustradores en formación tienen un gran reto por delante. Más allá de la convicción de hacer lo que les apasiona hay que voltear hacia los lados para hacer una diferenciación en campos poco explorados y con mucho potencial.

Hablar de la ilustración puede llevar a nuestras mentes a pensar en el graffiti sobre grandes muros, en los carteles impresos en ediciones limitadas, las obras de arte que vemos en libros infantiles e incluso nos remite a esas sorprendentes galerías de Behance.

Aunque no soy un ilustrador, reconozco que ciertos estilos de ilustración se vuelven realmente atractivos para muchos de nosotros, los buscamos y los consumimos. Nos encantan los carteles en serigrafía a tres tintas, los stickers y los juguetes de vinil de edición limitada. Sin embargo, la exposición que han tenido ilustradores mexicanos y extranjeros a través de estas expresiones visuales, quizás han cerrado un poco la visión de las nuevas generaciones respecto a lo que un ilustrador puede lograr con su talento.

No lo niego, cada quien toma la decisión de lo que realmente le apasiona hacer, pero no hay como probar las opciones alrededor antes de tomar una decisión firme sobre el camino que uno quiere seguir.

Mi punto va más allá de eso, creo que las nuevas generaciones de ilustradores deben llegar a latitudes inexploradas en su área, ampliar el panorama y aprovechar los recursos que se tienen a la mano.

Pongamos por ejemplo, ¿cuántos ilustradores en el país son reconocidos por la creación de infografías?, ¿o en el campo de la ilustración científica? Quizás existan sus razones, quizás no hay realmente demanda o se paga muy poco por esta clase de proyectos en el país, pero vale la pena pensar en ello. Tomemos en cuenta que hoy en día, aún podemos encontrar en publicaciones importantes como National Geographic, Wired e incluso Scientific American ilustraciones de estas especialidades en verdad impresionantes.

Infografía de National Geographic

Infografía de National Geographic

Lo que me gusta de la ilustración es que cuando el profesional posee un interés alterno o segunda pasión pueden encontrar maneras de expresar sus inquietudes.

Así, un ilustrador con interés en la biología, arqueología o geografía puede desarrollarse en la ilustración científica; un ilustrador con interés en matemáticas, estadística o economía podría desarrollarse como diseñador infográfico; los ilustradores que amen la literatura pueden expresarse a través de la ilustración editorial y los interesados en la tecnología pueden desarrollarse en la web ilustrando, animando e interactuando con SVG, CSS3 y HTML5.

Jam With Chrome: Un experimento para tocar en vivo animando ilustraciones vectoriales en SVG

Jam With Chrome: Un experimento para tocar en vivo animando ilustraciones vectoriales en SVG

Hablando de la web, conforme avanza el tiempo, nuevas tecnologías y necesidades de interacción continúan surgiendo. Las oportunidades siguen muy abiertas para quien quiera buscarlas y no por el hecho de involucrar tecnología, el ilustrador deba sentirse alienado, al contrario, es el momento de pensar más allá de lo convencional.

Si lo pensamos bien, hay muchos ilustradores en México pero aún nos faltan más especialistas. Al igual que en el diseño y otras carreras, la especialización y el enfoque en las nuevas tecnologías es un interesante camino para encontrar nuevas formas de trabajar y crecer.

Dar el primer paso siempre es importante

Dar el primer paso siempre es importante

Como todas las cosas que valen la pena en esta vida, no dudo que cada una de las posibilidades que he descrito implican un esfuerzo y sacrificio enorme. Pero si están dispuestos a luchar para hacer una diferencia del resto, hoy es el mejor momento para empezar.


Escrito por

Te puede interesar

Sin Comentarios

Puedes ser el primero en comentar!

Sorry, comments for this entry are closed at this time.