Aburrido del "somos" y "yo soy"

Publicado el 13 / 02 / 2014
No se ustedes, pero de un tiempo para acá cada vez que veo una campaña o movimiento con la frase “yo soy” o “todos somos” ya no me parece atractivo. Lo he visto tantas pero tantas veces que ese mensaje simplemente no causa ningún efecto. Sin embargo, hay muchos utilizándolo actualmente… ¿Deberían cambiar su enfoque? ¿Aún produce resultados este tipo de frases?

Lo comprendo, las empresas y los productos tratan de acercarse a la gente a un nivel más íntimo, donde puedan volverse un símbolo de identidad y distinción. Lo comprendo bien, cuando en las campañas se fomentan el “soy _______” o “somos _____” se impulsa la adopción de los ideales que representan la empresa o producto para que al final la gente lo consuma.

Lo acepto, “soy 132”, aunque fue un movimiento con fines políticos, sin duda movió a mucha gente y el impacto que tuvo ni se diga. Además, en ese entonces apenas veíamos campañas o movimientos con esas palabras.

#Yo Soy 132

#Yo Soy 132

También reconozco que esto no es nuevo, sin duda de los ejemplos más entrañables que puedo citar es el de “Soy totalmente Palacio” el cual aún no pierde vigencia y, aunque el público meta es bien específico, se ha quedado grabado en la memoria colectiva mexicana.

Soy totalmente Palacio

Soy totalmente Palacio

Entiendo que una vez que se vió el éxito de campañas con el “soy” y el “somos”. Muchos quisieron subirse al mismo barco. Explotaron estas palabras para cualquier producto y empresa; a veces funcionaba, a veces sonaba forzado.

Yo soy empleo

Yo soy empleo

Durante el año pasado y antepasado (si no me equivoco) todos se encontraban llamando a la gente a que se sintieran parte de algo más grande a través de su marca o a su movimiento. No es del todo malo, a nivel institucional y cívico es bueno estimular la participación de la gente antes de que se vuelva totalmente apática. A nivel comercial, bueno, de vez en cuando no está tan mal.

La tendencia se volvió en una vorágine que nos llevó a ver montones de campañas “todos somos” más allá de las marcas, así fue como masivamente muchas de las universidades del país así como campañas para promover el espíritu ciudadanos de todos los municipios han circulado desde entonces.

No olvidemos a los partidos políticos queriéndonos hacer parte de sus campañas.

Todos Somos la Fuerza de México

Todos Somos la Fuerza de México

Todos Somos Tijuana

Todos Somos Tijuana

Al día de hoy aún sigo encontrándome con estos ejemplo y francamente no me motiva. Quedé saturado de estas palabras y el rechazo se da natural.

Pregunto, ¿aún sigue teniendo buena recepción este tipo de campañas y movimientos?


Escrito por

Te puede interesar

  • goyo

    Ser humano
    Ser UDEM

  • Pax

    Bueno como tu mencionastes el sentido de pretenencia a un grupo el ser parte de algo mas grande que nosotros mismos , es un deseo arraigado en el ser humano, no obstante eso no funciona si sentimos que nos Fuerzan a ser parte de algo ,algo con lo que no nos sentimos identificados al contrario quita fuerza y genera rechazo. esta claro que esta tecnica puede funcionar deacuerdo al contexto y si conoces a tu publico.

  • César

    Personalmente los anuncios de UDEM me parecen bastante atractivos, pero si considero que es un recurso que esta sobreutilizado, aunque tambien depende (al menos para mí). Por ejemplo, no es lo mismo escucharlo de una campaña política donde su único interés es robar del pueblo y conseguir poder a una campaña publicitaria cuya finalidad sea despertarnos de nuestra apatía (como una organización sin fines de lucro). En pocas palabras, depende del emisor y la confianza que tenga sobre el mismo.

  • César

    Personalmente los anuncios de UDEM me parecen bastante atractivos, pero si considero que es un recurso que esta sobreutilizado, aunque tambien depende (al menos para mí). Por ejemplo, no es lo mismo escucharlo de una campaña política donde su único interés es robar del pueblo y conseguir poder a una campaña publicitaria cuya finalidad sea despertarnos de nuestra apatía (como una organización sin fines de lucro). En pocas palabras, depende del emisor y la confianza que tenga sobre el mismo.