Somos dueños de nuestro propio aprendizaje

Publicado el 26 / 02 / 2014
No importa la profesión a la que te dediques, todos hemos visto lo rápido que han cambiado las cosas gracias a las nuevas tecnologías que han surgido en la última década. ¿Cómo mantenernos vigentes?

En un modelo tradicional, una persona con experiencia explica un tema a un grupo de personas presentes en un aula. ¿Qué pasa con este modelo de aprendizaje? Bueno, en tiempos donde el conocimiento crece exponencialmente, es difícil esperar a que el experto pueda impartir el conocimiento que ha aprendido y presentarlo a otros. ¿Qué podemos hacer? Necesitamos una forma más rápida de aprender.

Necesitamos aprender a aprender

¿Les suena conocido el término? Seguro lo han escuchado en su escuela. Sin embargo, esta competencia jamás había sido tan importante como ahora, especialmente en el caso de los alumnos de universidades: Hambrientos de conocimiento y experiencia y muchas veces insatisfechos con lo que se imparte a diario en clase. Llega un momento de estrés porque sentimos que estamos perdiendo el tiempo. No es eso, ya estamos aprendiendo los fundamentos. Sin embargo, hay una brecha que crece entre lo que está en los libros y lo que ya está desarrollándose en el terreno profesional.

Aprender a aprender es una competencia que la Comisión Europea define de la siguiente forma:

“La capacidad para proseguir y persistir en el aprendizaje, organizar el propio aprendizaje, lo que conlleva a realizar un control eficaz del tiempo y la información, individual y grupalmente”.

Como pueden notar, el énfasis de la cita anterior es individual: no existe un intermediario para continuar aprendiendo. El éxito de nuestro aprendizaje depende de nosotros. Puedo seguir citando otros libros pero seamos un poco más prácticos. Necesitamos aprender más, hoy, ahora.

¿Qué necesitamos para lograrlo?

Define un objetivo claro. Necesitamos un objetivo definido y realista que podamos cuantificar respondiendo las siguientes preguntas: ¿Qué quiero aprender? ¿Cuánto tiempo le dedicaré para aprender? Ej. Quiero aprender fundamentos de JavaScript en dos semanas, dedicando 1 hora diaria de mi tiempo. Si estás empezando y te resulta difícil seguir hábitos, comienza con retos pequeños como “Hoy dedicaré 15 minutos a hacer un botón con HTML y CSS. Mañana dedicaré 30 minutos a hacer un menú de navegación” y así sucesivamente.

Respeta el tiempo asignado. Si lo dejamos de hacer, después será más difícil para nosotros retomar el hábito. Le podremos dedicar más tiempo cuando aseguremos que podremos mantener el nuevo hábito. A lo mejor no todos podemos crear un espacio amplio de tiempo para aprender, sin embargo, el factor clave aquí es la constancia, no cantidad. Roma no se hizo en un sólo día.

Busca los recursos adecuados. Además de definir tu objetivo, define la cantidad de tiempo que dedicarás a investigar el tema que quieres dominar y los recursos que necesitarás para trabajar.

Hay mucha información en Internet: posts, videos, webinars, presentaciones… Sin embargo, nuestro esfuerzo por aprender siempre tiene que ir orientado a la acción. En Internet, no debería tomarte más de 15 minutos encontrar el tutorial lo que buscas, pero si te sucede, también es válido preguntar a personas que conozcan del tema. Quizá podrías encontrar a un mentor que te ayude en tu aprendizaje.

Lleva un registro. Dependiendo de lo que decidas aprender, escoge lo que utilizarás para llevar el registro de tu aprendizaje. No borres lo que has creado, por muy pequeño o feo que parezca. Obviamente al principio no tendrá la calidad de un profesional porque estás aprendiendo. Permítete esa libertad. #YOLO.

Si escribes, crea un blog. Si dibujas, usa una libreta y no borres ni arranques las hojas. Si programas, guarda en un folder especial los ejemplos que has hecho o haz una cuenta en Codepen.

Busca retroalimentación. En alguna fase de tu progreso o al lograr tu objetivo, pide a alguien experto en el tema que observe lo que has logrado. Ármate de una piel gruesa para recibir crítica constructiva y enfócate en lo que puedes mejorar. Recuerda, tu persona y tu trabajo son dos cosas diferentes.

Cuando termines, comienza de nuevo. Si te gustó lo que hiciste, sigue con un tema relacionado. Si no, comienza con otra disciplina y así sucesivamente. Solo tu puedes decidir si estás satisfecho con lo que estás aprendiendo. Sin embargo, no te dejes vencer por la zona de confort. Es sólo un escalón más, continúa aprendiendo. Joshua Foer nos explica en el siguiente video como la perseverancia logra grandes resultados a largo plazo.

Recuerda estar al pendiente de @25_horas, para que estés enterado de próximos webinars, talleres y conferencias que habrá en Monterrey. Si vives en otra ciudad, cuéntanos, ¿qué cursos has encontrado interesantes, ya sea en tu ciudad o en Internet?


Escrito por

Te puede interesar

  • Bert

    Me encanta leerte, ¡soy tu fan!

  • http://jorgerodriguez.mx/ Jorge Rodríguez

    Muchas gracias, Bert! Saludos 🙂