¿Los móviles y apps nos están volviendo desconsiderados?

Publicado el 14 / 10 / 2014
Socialmente hablando, las apps de moda muchas veces se vuelven una molestia al transgredir el espacio de los demás. Obviamente no es su objetivo pero, ¿los diseñadores deberían preocuparse al respecto?

Ejemplo
Te encuentras en el cine esperando pasar un momento agradable viendo una buena película… de pronto, alguien enfrente de ti parece no importarle y se pone a revisar su Facebook con el brillo de su móvil al máximo.

Después, el celular de una persona detrás de ti empieza a emitir alarmas de mensajes, para cuando te das cuenta, tienes a otra persona al lado molestando con su luz porque está checando su Whatsapp…

600()

Ejemplo
Decides hacer algo diferente y te aventuras a ir al teatro a ver una obra que está teniendo buenas reseñas. El boleto que compras dice claramente que no se permite tomar fotos ni video, en la entrada mencionan que no se permite fotos ni videos…

¿Qué es lo primero que hace la gente? Tomar fotos y video… algunos con el descaro de usar flash perjudicando a los artistas en escena. Pero no importa, ellos tomaron su foto que subirán a Facebook o Instagram o Whatsapp.

Aunado a esta situación se repiten los momentos con timbres de celulares, notificaciones de Whatsapp, la gente revisando sus celulares con un molesto brillo.

(Nótese que en ninguno de los dos casos no mencioné la gente platicando, las personas hablando por teléfono, ni los bebés llorando, me enfocaré en las acciones que tienen que ver con apps directa o indirectamente)

¿Hay solución?

Estoy seguro que todos hemos pasado por molestas, muy molestas situaciones, donde uno piensa en qué momento a la gente dejó de importarle alguien más que ellos mismos. La cortesía y el respeto por el espacio de los demás se esfuma cuando lo más importante es revisar nuestro smartphone y usar nuestras apps favoritas.

Obviamente los creadores de estas redes sociales no piensan en estos detalles, más allá de ofrecer una opción para desactivar notificaciones, porque a final de cuentas depende de la educación del usuario saber cuándo usarlo y cuando no.

O sea, poner el celular en modo de silencio cada vez es más fácil y ni así la gente reacciona.

¿Podríamos esperar que la gente cambiara su forma de ser o sólo nos queda darnos por vencidos y obligarlos a que se comporten?

En cuanto a estrategias, creo que hay lugares específicos que desactivan la señal para evitar estas situaciones. Seguro en algún momento habrá alguna herramienta que reconozca algún espacio como cine, iglesia o teatro para que se active el modo silencioso.

The Oatmeal tiene una buena solución al respecto de los cines:

How movie theaters SHOULD be laid out - The Oatmeal

Sin embargo, la cuestión es que hay acciones que deberíamos tomar nosotros pensando en que no estamos solos y hay gente alrededor con la que debemos convivir. Sé que aquí entra la cuestión de la educación desde la familia, y precisamente esos valores que se van quedando atrás vienen a ser desplazados por aplicaciones que fomentan el egoísmo.

Se sueña mucho con cambiar al mundo a través de las apps. Ojalá que las apps por venir cambien el mundo para bien.


Escrito por

Te puede interesar

  • Eloi

    Totalmente de acuerdo. Pero opino lo mismo de la televisión en las casas. Volumen alto incluso cuando dan paso a publicidad y eso que la cadena sube más el volumen. Pero les da igual. Contaminación acústica diaria en toda la casa. Se acaba gritando para dialogar. Pero la tv esta aceptada en la familia mucho más que el smartphone.