Tip #2 para no pagar frustraciones: Intentar hasta el final

Publicado el 16 / 01 / 2013
La verdadera dificultad de trabajar, no radica en sólo conseguir hacer algo que te guste, sino que si realmente es tu pasión y estás dispuesto a trabajar en eso, lo lleves hasta el final. Una cosa muy diferente es conservar un trabajo y otra que el trabajo te conserve a ti.

Aunque parezca que son la misma acción en realidad tienen resultados diferentes, en una tu haces todo por mantener tu trabajo, mientras que en la otra opción quienes están a tu alrededor hacen de todo por mantenerte a ti dentro de la empresa-proyecto-colectivo. Sin embargo ¿Cuáles son los grandes retos a los que te habrás de enfrentar al tener tu trabajo? ¿Cómo los solucionarás? Aquí, te decimos algunos buenos consejos que nos ha enseñado la mejor maestra: la puritita experiencia.

Trabajo sin frustración 01 Tip #2 para no pagar frustraciones: Intentar hasta el final

1. Hablar de valor

El primer gran paso es fijar prioridades y por ende responsabilidades. Si ya estás seguro de que ese trabajo es lo que más te gusta es necesario que la gente alrededor de ti lo sepa y sobre todo fijarte tu responsabilidades a corto y mediano plazo. Un empleado comprometido, siempre será lo que una empresa busque, pero muchas veces ese compromiso se puede malinterpretar como abuso. Para evitar que esto suceda, haz bien lo que te digan que hagas pero siempre procura hacer un poco más esta vez. Si terminaste temprano tus pendientes y el chico del departamento en el que te interesa participar está explotando de trabajo, ofrécele tu ayuda.
PRECAUCIÓN: Una cosa es ayudar y otra cosa ser asistente y en cualquiera de dos casos tu eres el único responsable de decir “sigamos” o “hasta aquí”.

Trabajo sin frustración 03 Tip #2 para no pagar frustraciones: Intentar hasta el final

2. Volar más alto que Icaro

Todos conocemos el mito de Ícaro, aquel hombre que se le dijo no volar hasta el sol con sus alas hechas de cera y quien murió quemado por el astro rey. Pero, ¿Qué hubiera sido de Ícaro si no lo hubiera intentado? Lo más seguro es que hubiera muerto de alguna otra horrible manera (como de frustración por ejemplo). El peor obstáculo al que te habrás de enfrentar en tu trabajo será al de no intentarlo. Muchas de los grandes empresarios o íconos en el mundo de la creatividad, se les aseguró que si soñaban de más y hacían más para llegar a ese sueño, no triunfarían y ellos aceptando el reto decidieron volar más alto que Ícaro.

3. Creer en ti mismo

Si el mayor de los terrores de los grandes creativos o empresarios tuviera nombre, no se llamaría Coco, se llamaría fracaso. Es normal tener miedo de tomar una decisión que cambie tu modo de trabajo, pero lo más importante no es dejar ese miedo atrás, sino aprender que todos lo tenemos y que ese momento es cuando más creativo debes de ser. Está comprobado que a diferencia de lo que la gente piensa cuando uno tiene miedo es cuando más soluciones creativas se te ocurren. Así que cree en lo que puedes hacer, valora lo que has hecho y cree en lo que eres.

Trabajo sin frustración 04 Tip #2 para no pagar frustraciones: Intentar hasta el final

4. Ser inútil es tu decisión

Duele mucho darse cuenta de que uno es responsable al 100% de lo que le sucede. El contexto y circunstancias es otra cosa muy diferente a la responsabilidad y decisiones. Uno decide si quiere o no seguir ganando poco, haciendo mucho, al igual que uno decide si hacer mucho por ganar en otra cosa que no sea dinero. Puede que ser responsable sea el mayor reto al que te enfrentes al estar haciendo lo que te gusta, pero ante lo que debes reaccionar es lo que vas a hacer después de que decidas o no hacerte responsable.

Trabajo sin frustración 05 620x465 Tip #2 para no pagar frustraciones: Intentar hasta el final

5. Si no les parece, hay otros a los que si

Típico caso, nos tratan mal, nos pagan pésimo, son los peores jefes, pero seguimos ahí. Viene la pregunta ¿Por qué? Y es aquí donde las mejores y más creativas excusas salen a la luz. Si crees en ti mismo y aplicas los pasos anteriores, seguro te habrás dado cuenta que hay otros lugares donde por más hacen menos y por lo que haces seguro por lo menos las gracias te darán.

El trabajo no se regala y tu comes 3 veces al día 7 días a la semana, sin contar las horas de inspiración que implica tu trabajo. Así que si después de querer comprometerte, el trabajo no te devuelve ni un gracias, a lo mejor no es que no sea lo que quieres hacer, sino que no es el lugar donde tu debes de estar.


Escrito por

Te puede interesar